dijous, 29 d’abril de 2010

La contra: "Se me rompió la silla y me puse a llorar como un niño"


Miguel Muñoz, fundador de la Asociación Nacional de Obesidad y Sobrepeso (Andos)
"Se me rompió la silla y me puse a llorar como un niño"
IMA SANCHÍS  - 29/04/2010

Tengo 43 años. Nací y vivo en Málaga. Soy uno de los cuatro millones de desempleados españoles. Estoy casado y tengo dos hijos, Miguel, de 21 años, de una primera relación, y Selene, de 14, mis dos maravillas. Defiendo la política social. Soy católico no practicante

De bailarín profesional a pesar 179 kilos.

Tenía 23 años, recorría el mundo con el ballet Zoom. En el escenario era felicísimo, pero cuando me bajaba, la cosa no funcionaba.

¿Qué no funcionaba?

La relación con la madre de mi hijo era muy mala, me sentía solo, los techos de las habitaciones de los hoteles se me caían encima, así que me iba a comer y empecé a tener unos descontroles alimenticios tremendos.

¿La comida le controlaba?

Sí, me escondía para comer, no quería ir a cenar con mis compañeros para que nadie me viera devorar. Me caían unas broncas terribles y decidí abandonar lo que más amaba: la danza. Pasé del glamur del espectáculo a ser vigilante de seguridad en Málaga. Pasaba las noches en una envasadora de cemento oscura y triste.

¿Durante cuánto tiempo?

Pasado un año y medio tuve una segunda oportunidad: me llamaron para ser coreógrafo de un ballet para Televisión Española, pero seguía sin encontrarle sabor a la vida y abandoné definitivamente. Y seguí comiendo más y más.

Pero encontró a Susana y se casaron.

Rondaba los 100 kilos y lo que más feliz me hacía era hacerla feliz a ella, pero seguí engordando.

¿Y Susana no le decía nada?

No, y eso es lo que me ayudó. Una persona obesa, desde que sale por el portal de su casa, está recibiendo miradas. Llegas al trabajo y todos están pendientes de tu bocadillo, y todos son expertos en nutrición: "¡Hombre!, eso no te conviene". Vas al bar de abajo y te ocurre lo mismo, y con tu madre, tu hermano, tu amigo..., todo el mundo opina.

... Como si usted no lo supiera.

Durante todo el día, todos los días, estás recibiendo comentarios sobre lo que debes y no debes comer. Si te da un ataque de ansiedad y tu pareja te ve devorando el paquete de galletas, ella sufre, pero como se le ocurra decirte: "Ya estás otra vez con las galletas", en el 99% de los casos el gordo se tomará dos paquetes. Necesitas destruirte.

Duro para quien está a su lado.

Sí, mucho, y cuando te miras en el espejo te preguntas: "¿Cómo puede hacer el amor conmigo?". Deseas morir, y ese pensamiento es recurrente, consecuencia de esa tristeza que llevas y que no tienes localizada.

¿Cómo salió de ahí?

Me di cuenta de que mis días se acababan, engordaba ocho kilos por mes. Ningún régimen de todos los que intenté funcionó, perdía 5 kilos y ganaba 10, como le ocurre a la mayoría. Era un absoluto descontrol.

¿Por qué?

La obesidad es una enfermedad crónica y requiere un cambio de hábitos. Pero primero tuve que pasar por el quirófano para hacerme una reducción de estómago. Al ritmo que iba, me quedaban meses de vida.

¿Ya ha entendido por qué se castigaba?

 
Porque quería más al mundo que a mí. Si ciertos malos capítulos de tu vida los recuerdas día tras día, acabas infravalorándote. La relación tormentosa con mi primera pareja me quitó la fuerza para luchar por lo que más deseaba: bailar. El mundo está lleno de gordos que fueron delgados malqueridos.

¿Cuál es el sentimiento predominante?

 
El aislamiento. Yo siempre he sido sociable, pero una simple mirada de desprecio hacía que me pasara tres días encerrado en mi casa. O lo típico: que se te rompa una silla en un restaurante.

¿Le ha ocurrido?

Sí, y me puse a llorar como un niño, de la pena y de la vergüenza. La música de fondo son risas, mofa, cachondeo, y tú piensas: "Soy un puñetero desgraciado". El resultado: tres días en la cama. No te duchas ni te afeitas. No levantas la persiana. No quieres hablar con tu pareja ni con tus hijos. No comes, casi no bebes agua. Quieres enterrarte.

Duro.

A mí me vienen mujeres sin arreglar y yo les digo a esas gordas, algunas guapísimas: "Arréglate, tienes tanto derecho como las más delgadas. Y sobre todo no se te ocurra tapar los espejos"; eso es muy típico, no quieres verte.

Cuando miramos a un obeso no vemos todas esas cosas.

Lo sé. El día que nació mi hija, para entrar en el quirófano me dieron una bata que no me cabía: los pantalones me iban como mis mallas de baile. Iba hacia el paritorio y veía a los propios médicos hacer la sonrisita cuando se cruzaban conmigo. Y cuando entré en el paritorio todos se giraron. La sensación fue de tierra, trágame.

Pero ahí estaba.

Un hombre ridículo, pero acompañando a mi mujer y dándole la bienvenida a mi hija.

Sí señor.

En un vuelo Madrid-Málaga me sentaron junto a la salida de emergencia. "¡Usted no puede estar ahí, con ese cuerpo!, ¡levántese!", dijo la azafata con mal tono. Y ahí estaba, en medio del pasillo sin saber si contestarle, bajarme del avión o, de nuevo, llorar.

Y todas las miradas clavadas en usted.

Me llevaron a la cola del avión, donde un gordo molesta menos. Caminé por el pasillo y el pasaje se iba dando la vuelta para mirar mi cuerpo. Eso es..., eso es...

Humillante.

Esas son las situaciones que pueden hundir a un gordo y quitarle esa sangre que necesita bombear para seguir adelante.

 
COMENTAN EN LA BLOGOSFERA DE ESTE ARTÍCULO

Aún no hay blogs enlazados a este artículoimagen


jueves, 29 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"Se me rompió la silla y me puse a llorar como un niño"
La piel del otro

Nunca antes me había metido en la piel de una persona obesa, no había alcanzado a considerar el esfuerzo de ponerse los pantalones cuando pesas 200 kilos, pero lo que es peor: jamás me había parado a sentir la humillación de las miradas socarronas, el desprecio y la mofa; la incomprensión. Miguel, que tiene el deje y la gracia del malagueño, habla con soltura y sin afectación de lo que siente "un gordo", y lo explica también en su libro No hay mallas para un gordo (Integral). Cómo pasó de bailarín de éxito a obeso, cómo tocó fondo y pudo recuperarse. Luego montó Andos, una asociación sin ánimo de lucro de apoyo psicológico, terapia de grupo, entrenamiento... "Yo estoy ahí, caminando con ellos".


dimarts, 20 d’abril de 2010

La Contra "En el lago Ness no hay peces para alimentar a Nessie"


lunes, 19 de abril de 2010
Eduardo Angulo, biólogo
"En el lago Ness no hay peces para alimentar a Nessie"
VÍCTOR-M. AMELA  - 19/04/2010

Tengo 58 años. Nací y vivo en Bilbao. Soy profesor de Biología Celular en la Universidad del País Vasco. Estoy soltero, sin hijos. Soy un progre de los de antes. Soy no creyente. La criptozoología expresa nuestra facultad de imaginar seres y nuestra capacidad de fascinación

¿Qué es una mantícora?

Una bestia de los bosques, con cuerpo de león rojo, cabeza humana, tres filas de dientes y cola de escorpión que lanza espinas venenosas: devora hombres.

¿Y un basilisco?

Una serpiente con cuernos, patas y cola de garfio, que mata hombres con la mirada.

¿Y un grifo?

Un monstruo con torso de águila dorada y cuerpo y cola de león, de poderosas garras.

¿Y un kraken?

Un cefalópodo gigante, terror de los marinos nórdicos. Desde el siglo XIX se le identifica con calamares de 30 metros de largo como el que se puede ver en el museo de Luarca.

¿De verdad?

En este caso, la zoología ha confirmado el mito. Pero la criptozoología sostiene que el verdadero kraken es un pulpo gigantesco...

He visto Piratas del Caribe...... que vive aún en fondos abisales. Ciertos restos viscosos en Florida corresponden a un kraken, según algunos criptozoólogos.

¿Es usted criptozoólogo?

No. Yo soy científico. La criptozoología me interesa como expresión de nuestra facultad de imaginar seres y de nuestra necesidad de creer en la posibilidad de su existencia, nuestra capacidad de fascinarnos.

¿Qué estudia la criptozoología?

Es la ciencia de los animales (zoo)ocultos (cripto):señala indicios de la existencia de criaturas aún no descritas por la ciencia.

¿Qué criaturas?

Nessie (el monstruo del lago Ness), yeti, big foot, chupacabras, basajaún, orangpendek, nahuelito, champi, celacanto...

¿Celacanto? Es un pez científicamente catalogado, ¿no?

Por fósiles, sabíamos que estaba extinguido hace 65 millones de años. Pero en 1938 apareció uno en las redes de unos pescadores sudafricanos: ¡vive en aguas profundas del Índico! La aparición de celacantos ha sido un argumento para la criptozoología.

¿Por qué?

Si una criatura de la época de los dinosaurios sigue viviendo, ¿por qué no otras criaturas raras? Como el monstruo del lago Ness: ¡Nessie es la estrella de la criptozoología!

¿Cuándo nació la criptozoología?

La formuló en 1951 un zoólogo belga, Bernard Heuvelmans: creía en la existencia del yeti, basándose en una fotografía hecha en 1951 en el Everest por los alpinistas Eric Shipton y Michael Ward.

¿Qué se veía en esa foto?

¿Recuerda la portada del álbum Tintín en el Tíbet,de Hergé?

Unas huellas del yeti sobre las nieves del Himalaya...

Reproduce exactamente esa famosa foto. ¡Hergé y Heuvelmans eran grandes amigos!

¿Fue Heuvelmans en busca del yeti?

No. Pero sí Michael Ward: dedicó toda su vida a buscarlo, convencido de que lo encontraría... En los años noventa, ya anciano, publicó en Nature un artículo emocionante y amargo: reconocía que su vida había sido en vano, que el yeti no existía...

Pero aquellas huellas...

Dejó una hipótesis: para no resbalar, a veces los sherpas caminaban descalzos, y sus dedos, por congelaciones, solían ser deformes: ¡esas huellas serían de pie de sherpa!

¿Tiene algo que ver el yeti con big foot?

Big foot (gran pie) es una bestia bípeda y peluda de los bosques del Oeste norteamericano. Los indios le llamaban sasquaetch... Y huele mal: ¡hay tratados enteros de criptozoólogos que elucubran acerca de la causa de su insoportable hedor!

¿En serio?

Sí, y la tesis más extendida es que parte de sus heces se le van quedando pegadas a los pelos del trasero, y de ahí la peste...

¿Y qué sabemos de Nessie?

San Columba, en el siglo VI, ya alude a un monstruo que le atacó en el lago Ness. En 1934, dos periodistas del Daily News construyeron con madera un minisubmarino con un periscopio con forma de cabeza del monstruo, lo pusieron en el agua, hicieron la famosa foto...

Y coló.

Muchos han buscado al monstruo: para fotografiarlo, un tal Frank Searle vivió veinte años en una autocaravana junto al lago Ness. Al final, empleando la postal de un plesiosaurio, falsificó una foto... Al descubrirse el montaje del engaño, Searle desapareció...

¿Se suicidó?

Hace poco se supo que estaba muy anciano en un asilo de Australia, desquiciado...

¿Descarta la ciencia toda posibilidad de que exista Nessie?

Un riguroso equipo de científicos ha investigado el singular lago Ness: la escasa insolación del agua impide el fitoplancton, por lo que no prospera el zooplancton, así que apenas hay alimento para peces... ¡No hay comida, por tanto, para Nessie en el lago Ness!

¿Y si comiese muy poquito?

Un animal sólo es viable si hay al menos 30 especímenes juntos: ¡no pueden vivir 30 monstruos en ese lago sin peces que comer!

¿Qué bicho está captando últimamente la atención de los criptozoólogos?

El más reciente es el chupacabras, que desde hace quince años actúa en la frontera entre México y Estados Unidos... Es muy sanguinario, destroza a sus víctimas. Hay polémica entre criptozóologos: podría ser un insecto gigante o un extraterrestre loco.

 
Bestiario

La criptozoología es una versión actualizada de los antiguos bestiarios medievales: se trata de inventariar bichos raros mediante indicios colaterales de su existencia. Angulo me enumera también al nahuelito (monstruo de un lago cerca de Bariloche), al champi (monstruo de un lago norteamericano), al orangpendek (una especie de yeti enano de los bosques indonesios), al basajaún (un gigante de los bosques vascos), al hobbit de Tolkien que el hombre de Flores vendría a ratificar, y dragones, unicornios, gnomos... Ha hablado de todo ello en una jornada sobre zoología fantástica en CosmoCaixa, y ha posado ante la célebre foto de Nessie, gran criatura para el gozo de nuestra imaginación...

diumenge, 18 d’abril de 2010

la contra: Joaquín Fuster "Nos estamos suicidado evolutivamente"

Joaquín Fuster, experto en neurociencia cognitiva, investigador y profesor en la UCLA

"Los humanos somos una colección de egoístas codiciosos"
IMA SANCHÍS  - 17/04/2010

De la edad no me acuerdo, pero nací en Barcelona el último mes de 1929. Casado, 3 hijos y 6 nietos. ¿Política? La justicia. Dios nos trasciende, pero al mismo tiempo está en nosotros. Las religiones adoptan principios evolutivos básicos como el altruismo, la filiación y el amor

Su apellido se asocia a bata blanca y cloroformo. 

Cuatro generaciones de médicos, sí. "¡Voy a ser ingeniero!", proclamé harto de médicos, pero cogieron al diestro Manolete y en La Vanguardia explicaron todas las heridas, y me pareció irresistible. 

Los genes. 

Una vez terminada la carrera de Psiquiatría me fui a California con una beca a estudiar el cerebro. Mi padre, psiquiatra, con clínica propia, me dijo: "Vete, aquí (pleno franquismo) no hay nada que hacer". 

Y fue uno de los primeros miembros del Instituto de Investigaciones Cerebrales de la UCLA. 

Sí, hacía investigación y clínica, y todavía la hago como voluntario en una clínica de enfermos psiquiátricos de habla hispana. 

¿Estamos más locos que nunca? 

Estamos todos un poco trastornados, y sobre todo en tiempos críticos como los de ahora. ¿Sabe cuál es el problema? 

¿Cuál? 

La desconfianza, nadie se fía de nadie y por tanto la gente está crispada y los jóvenes tienen el futuro en entredicho. De ahí viene esta crisis, y es que la confianza es un atributo humano muy atávico, como la filiación. 

Al final, todo se reducirá a una falta de amor. 

¡Exactamente!, por eso san Agustín decía: "Ama y haz lo que quieras". Lo que he aprendido a lo largo de estos años es que cada ser humano es una parte íntegra de la sociedad, inseparable de los otros. Nuestra libertad existe - luego le explicaré por qué-,pero está ligada a la de los demás. 

¿Sin confianza no hay evolución? 

No, porque sin confianza no hay cohesión ni en la familia ni en el grupo. 

Entonces algo hemos hecho mal por el camino... 

Idealizar el yo. Somos una colección de egoístas codiciosos que no tenemos en cuenta las necesidades de los demás, entre las cuales las esenciales son el amor y la filiación. Entonces, en muchos sentidos, nos estamos suicidado evolutivamente. Y hay otra cosa. 

¿. ..? 

Estas virtudes evolutivas, la confianza y la cohesión del grupo, las aprovechan demagogos, políticos y tiranos para fines de grupos restringidos. Pero la sociedad occidental ha aprendido que la guerra ya no rinde; se ha hecho tan terrible que a la juventud ya no le interesa, y eso es algo nuevo y bueno. 

¿Usted cree que el ser humano tiene memoria para no repetir los desastres? 

De hecho, tenemos muchas memorias. La intuición, por ejemplo, es una forma de memoria inconsciente. La corazonada es un acto ejecutivo sin razonamiento lógico consciente, pero profundo y fundado. 

¿Las hormonas superiores? 

Exacto, que nos advierten lo que debemos hacer y no se equivocan; esto es memoria, es percepción inconsciente. Y también es la base de otra cosa: la sabiduría. 

¿La sabiduría es inconsciente? 

Sí, la sabiduría es también memoria, mucha de ella intuitiva y mucho más estable que las otras memorias. No te acuerdas de la fecha ni de la cara ni del nombre, pero sí de ciertos hechos fundamentales. 

Entonces, ¿la sabiduría es de viejos? 

Sí, la sabiduría se adquiere más y más con la edad mientras se van perdiendo las otras memorias más triviales. 

Iba a hablarme de libertad, ¿recuerda? 

Ja, ja, ja, sí, lo había olvidado. Me he pasado 45 años estudiando el órgano de la libertad: la corteza prefrontal, que nos permite elegir una cantidad ingente de fuentes de información para modelar nuestras acciones y construirlas de acuerdo con nuestra historia personal y la historia de la humanidad. 

El 99% de nuestra percepción es inconsciente. 

No sabemos conscientemente lo que vemos y hacemos, pero inconscientemente lo percibimos. No hacemos lo que no debemos hacer inconscientemente. 

Entonces, ¿de qué libertad me habla? 

Hay de 10.000 a 20.000 millones de neuronas en nuestra corteza cerebral, su capacidad combinatoria es prácticamente infinita, así que nuestras memorias, vidas e historia son todas distintas, la capacidad de elegir es inmensa. 

¿Pero quién es el que elige? 

Nuestra corteza cerebral; si quiere llamarle yo,puede hacerlo. 

¿Pero y la conciencia del yo, eso que andan buscando todos los neurólogos? 

Sí, como locos... Yo creo que no es la conciencia la que hace las cosas, es la corteza, y cuando la corteza trabaja duro somos conscientes de ello, pero insisto: la mayoría de nuestras acciones son inconscientes. 

Entonces la inteligencia cognitiva no es nuestra gran aliada. 

Nuestra gran aliada es la inteligencia emocional, con ella avanzamos. Pero la pretendida conciencia intelectual nos sube los humos y es un gran impedimento al altruismo, a la filantropía y a ser más felices. 

¿Qué le ha sorprendido? 

La capacidad prácticamente infinita del ser humano para superar la desgracia, adaptarse a ella, y la capacidad casi infinita del hombre y la mujer para diseñar el futuro, para imaginar lo que ha de ser; y para las dos cosas se necesita la inteligencia emocional, que es el entusiasmo. Sin entusiasmo, no hay ciencia ni avance posible. 


"Los humanos somos una colección de egoístas codiciosos"
Cuestión de genes

Ha venido a dar una conferencia al Clínic, el hospital que fundó su abuelo. El doctor Carulla fue un hombre visionario y tan auténtico que siempre desoyó las convenciones: iba por los pueblos a lomos de asno fundando escuelas de primaria, porque entonces él, como su nieto, ya decía que a esa edad se forman nuestras principales conexiones neuronales, de las que resultará nuestro concepto del mundo. Sus investigaciones y su pasión, que le llevaron a vivir en Estados Unidos, ha sido la corteza prefrontal, el área que sirve para la organización temporal de la conducta, el razonamiento y el lenguaje, "el órgano de la libertad", lo llama el descubridor (hace ya tres décadas) de las células de la memoria del trabajo. 


dijous, 15 d’abril de 2010

La Contra: "Puedo comprarme veinte coches –me dijo aquí David Rockefeller–, pero no puedo comprarme veinte culos para sentarme en ellos"

Hervé Kempf, pionero del "decrecimiento económico"; autor de cabecera de Hugo Chávez
La avaricia de unos pocos amenaza el planeta de todos
LLUÍS AMIGUET  - 15/04/2010

Tengo 52 años, pero mis causas –y sus seguidores– son jóvenes. Tenemos cinco hijos: mi mujer y yo fuimos hijos de familia numerosa y creemos que es ecológico. Soy católico practicante y hoy nada papista. He participado en la II Conferència del Decreixement, de Barcelona

¿Esperaba que Hugo Chávez esgrimiera su libro en la cumbre de Copenhague?

Chávez se leyó Cómo los ricos destruyen el planeta en el avión porque se lo había recomendado mi amigo Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique a él y a Evo Morales.AChávez le gustó y lomostró al auditorio en Copenhague.

¿Orgulloso de impresionar a Chávez?

A Chávez le interesó cómo vincula mi ensayo la causa social y la ecológica. Yno es una conclusión doctrinal, sino mi experiencia.

 ¿Ha sufrido usted explotación?

Cuando veo un africano malviviendo en un suburbio de París y le pregunto "¿por qué estás aquí?", su respuesta siempre es una historia de explotación del hombre por el hombre y después de degradación del planeta.

 Por ejemplo...

 Los suburbios de Europa están llenos de inmigrantes que tuvieron que abandonar el medio ambiente donde nacieron, porque está exhausto tras la explotación abusiva. Son africanos que inmigran porque no han podido seguir siendo pescadores o cazadores o agricultores en su tierra, porque los recursos de sus mares, campos y selvas han sido esquilmados.

 Ese camino de África a Europa antes lo hicieron mercancías, valor y plusvalías.

 Vienen aquí porque no les hemos dejado nada allí para que puedan sobrevivir. ¿Por qué cree que actúan los piratas somalíes? ¿Porque son malos y peligrosos "terroristas"?

 Yo no justificaría la piratería.

Pero expliquemos sus causas: eran pescadores que hoy no pueden competir con las modernas flotas de pesca como la española, por cierto, o la japonesa. Ya no les quedan peces, así que cogen las pistolas.

 Podemos rectificar.

Si no rectificamos, nuestros hijos heredarán un planeta degradado por la avaricia y la estupidez de unos pocos. Lo que me preocupa es que estamos ante una crisis ecológica que pone en peligro nuestra propia especie.

¿No es usted algo cataclísmico?

 En un siglo hemos llegado al límite de los recursos que durante un millón de años fueron ilimitados para nuestros antepasados: el oxígeno; el agua potable; los mares. En sólo dos generaciones, hemos puesto al planeta al límite y ahora estamos empezando a superar ese límite.

Aún queda planeta

. Ya no para una sexta parte de las especies terrestres hoy extinguidas por la acción humana y que existían sólo hace un siglo. Nuestros hijos sólo pueden ver en fotos animales que nuestros abuelos veían vivos

"La Tierra da recursos para las necesidades de todos, pero jamás dará suficiente para colmar la avaricia de unos pocos"
.

 Gandhi no sólo lo dijo, sino que lo transformó en ejemplo al vivir con lo esencial, pero yo me he inspirado en Thornstein Veblen y en su mordaz ironía al explicar cómo las clases altas necesitan alardear de gasto suntuario para retarse entre individuos y demostrar su éxito.

 Es la teoría del hándicap, o del pavo real, expuesta aquí por el etólogo evolucionista Amotz Zahavi.

 Siempre hemos consumido un exceso de recursos naturales más allá de nuestras necesidades materiales para competir con los demás: las clases altas, para deslumbrar a los demás individuos de clase alta, y las clases bajas han imitado –o al menos lo han intentado– el lucimiento de gasto de las altas para sentirse ascendidas socialmente.

 Todo muy humano.

 Y las tribus –hoy naciones y estados– han derrochado también recursos de su territorio sólo para exhibir su poder. Está en nuestro instinto. Incluso le diría que hay una parte de esa élite económica que se siente fascinada por la idea de consumir el planeta hasta el final.

 ¿Quemar Roma como Nerón?


Una pulsión suicida. Piense que consumir es en realidad destruir. El lujo hoy es enemigo de la especie. Y en ese sentido necesitamos decrecer económicamente.

 ¿Quien más contamina que pague más impuestos?

No basta: hay que cambiar la cultura. Necesitamos una cruzada estética para afear la sobreexplotación del planeta por mera vanidad. Hay que reivindicar la sobriedad.

 Pues empiece por países petroleros
.

 No sólo es la exhibición de riqueza. También el despliegue armamentístico –otra forma de exhibición más perversa y nociva– en otros países de estilos más austeros.

 ¿Propone una revolución pedagógica?

 Propongo que cuando alguien quiera instalar una fábricaouna granja en un valle idílico con un río virginal, y ensucie y contamine ese río –o esa playa– de todos para poder comprarse con las ganancias una mansión gigantesca o... ¡un Rolex de oro...!

Hay otros lujos más inteligentes...


... Y arruinan su río y contaminan sus aguas... ¡para poder construirse una piscina en su jardín...!, que todos le digamos que esa conducta es hortera, ignorante y nos perjudica a todos.

La envidia es más poderosa que la responsabilidad
.

 Pero nos queda el raciocinio. Nos queda la reflexión: ¿para qué más coches de 100.000 euros, y mansiones con catorce baños? ¿No sería un lujo mayor poder caminar por un bosque frondoso y florido y bañarse en un río limpio?

 
jueves, 15 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
Veinte coches , un culo

Al fin y al cabo: ¿qué ha hecho el capitalismo por nosotros? Pues, aparte de doblar nuestra esperanza de vida; o reducir la mortalidad infantil; o acabar con el hambre en Occidente u otras fruslerías por el estilo..., nada. Pero si ponemos esa formidable fuerza del libre mercado a cubrir no sólo las necesidades de nuestros cuerpos –limitadas–, sino las de nuestros egos –nunca colmadas–, se convierte en capitalismo derrochador de recursos para el lujo y la exhibición hasta –advierte Kempf– agotar el planeta. "Puedo comprarme veinte coches –me dijo aquí David Rockefeller–, pero no puedo comprarme veinte culos para sentarme en ellos". Quizás esa austeridad que ayer fue virtud sea hoy exigencia.

 

dimecres, 14 d’abril de 2010

La Contra, 14/04/2010. Lluís Serra Majem, médico defensor de la dieta mediterránea


Lluís Serra Majem, médico defensor de la dieta mediterránea
"El aceite de oliva virgen extra tonifica y es antidepresivo"
VÍCTOR-M. AMELA  - 14/04/2010

Tengo 50 años. Nací en Barcelona y vivo en Gran Canaria. Soy catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública. Soy presidente de la Academia Española de Nutrición. Soy presidente de la Fundación Dieta Mediterránea. Casado, cuatro hijos. De centroizquierda. Tengo fe

Qué desayuna usted?

Una tostada de pan integral untada con aceite de oliva virgen extra y algo de jamón ibérico (o de queso curado de oveja). Y unbuen zumo de naranjas recién exprimidas.

¿Esto es dieta mediterránea?

¡Plenamente! En casa siempre desayuno así.

¿Qué es dieta mediterránea?

Una dieta en cuya base hay tres alimentos: aceite de oliva, harina de trigo, vino de uva.

¿Y ya está?

Más hortalizas, legumbres, verduras y, de postre, fruta de temporada. Súmele setas. Y frutos secos. Y miel. Y lácteos fermentados: yogur, cuajada, queso..., de cabra y oveja.

¿Y leche de vaca?

También, pero menos. Y las mujeres deben tomar más dosis de leche que los hombres.

¿Y carne y pescado?

También, pero cuatro piezas de pescado a la semana, contra dos de carne.

¿Cualquier tipo de carne?

Las carnes blancas son más sanas que las rojas. ¡Hispania significa tierra de conejos!Y pollo, cordero, cerdo... Y ternera. Pero mejor integrar esa carne en un guiso, en una berenjena, lasaña, canelón... Y, de vez en cuando, un excelente entrecot o solomillo.

¿Y huevos?

Un par de noches por semana ceno tortilla de patatas y una ensalada de tomate. Hago otras cenas con verdura hervida (judías, guisantes, ensaladilla...) y pescado.

¿Y a mediodía?

Si es verano, no hay menú más mediterráneo que un gazpacho y unas sardinas fritas. O una ensalada variada y una pieza de atún. O un plato de pasta y una ensalada. Buen pan, siempre. Y, de postre, fruta del tiempo.

¿Y si es invierno?

Un arroz con conejo, o una pasta con verduras o con atún... O un plato de cuchara: unas alubias con almejas (o bacalao), con su zanahoria, su sofrito... Un fiel termómetro de adhesión a la dieta mediterránea es la respuesta a esta pregunta: ¿haces sofrito?

Ay, ay...

Aceite de oliva, ajo (extráele el germen), cebolla, tomate... ¡Mediterráneo puro!

Bien: potaje con su sofrito, ¿y qué más? Y una ensalada verde. Ode tomate. Me gusta mezclar lechuga trocadero, escarola y rúcula. Y berros. Las ensaladas, siempre bien aliñadas con vinagre de vino (¡es antioxidante!) y aceite de oliva virgen extra.

¡Aceite por todas partes, ¿eh?!

De oliva. Virgen extra. No escatime en esto. Úselo para todo. ¡Es garantía de salud!

¿Hasta qué punto?

Su grasa monoinsaturada es la más saludable del mundo. Contiene polifenoles. Uno de ellos, el oleocantal, es antiinflamatorio: ¡dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra valen por una pastilla de ibuprofeno en poder antiinflamatorio! Lo publicó Science.

¿Con qué implicaciones salutíferas?

 
Muchos cánceres y úlceras, hipertensiones, obesidades, enfermedades... comienzan por procesos microinflamatorios: ¡ingerir cada día aceite de oliva virgen extra previene y palía esas inflamaciones!

De acuerdo: ¿en qué dosis?

De tres a seis cucharadas soperas, repartidas entre las comidas de cada día. Conseguirá además otro notable efecto benéfico...

¿Cuál?

 
Reduce la depresión. Tonifica el estado de ánimo. La dieta mediterránea ¡reduce un 35% la incidencia de depresiones!

Bálsamo físico y psíquico, pues.

 
Las evidencias son apabullantes: ocho de cada diez infartos de miocardio se evitarían con adhesión a la dieta mediterránea. Y nueve de cada diez diabetes. Y la obesidad. Y la hipertensión...

¡Qué gran ahorro supondría en fármacos, médicos, hospitales...!

 
Millones de euros... Lástima que sólo el 40% de los jóvenes sigue hoy dieta mediterránea, y parece que decreciendo...

Quizá teman las calorías del aceite...

 
¡Error! Esa dosis diaria supone de 200 a 500 calorías: es muy poco, pues al día nos toca incorporar de 2.000 a 2.500 calorías.

¿En qué indicador debo fijarme para saber que me toca corregir la dieta?

 
En su abdomen. El peor enemigo es la grasa abdominal: interfiere en el trabajo de la insulina... y conduce a la diabetes. Mídase la cintura con una cinta: si registra más de 100 centímetros, preocúpese y actúe.

¿Qué tendría que hacer?

 
Dieta mediterránea y ejercicio.

¿Qué ejercicio?

 
Camine del trabajo a casa, suba escaleras, coja la bicicleta... Apague el televisor y salga de casa a practicar algún deporte con su familia... Sude dos o tres veces por semana.

¿Y si me salto alguna comida...?

 
Engordará más. No desayunar nada, ouncafé, ¡engorda más que desayunar algo!

¿Y si dejo de comer pan?

 
Acompañar la comida con buen pan te sacia sin necesidad de ingerir más cantidades de comida: dejar el pan puede engordarte.

Y el vino, ¿en qué dosis debo beberlo?

 
Puede beber de dos a tres vasos diarios, el hombre adulto. La mujer, de uno a dos vasos: la mujer metaboliza peor el alcohol.

Me gusta la Coca-Cola: ¿puedo?

Son cien calorías por vaso: no pasa nada... siempre que no la beba en cada comida. Y elija la que no lleva azúcar.

La dieta mediterránea ¿es más cara?

No. Reporta tantos beneficios... ¡que te saldrá más caro no seguirla!


miércoles, 14 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"El aceite de oliva virgen extra tonifica y es antidepresivo"
Patrimonio

Salgo de la entrevista con necesidad de zamparme una hogaza empapada en aceite de oliva virgen extra. Este médico nutricionista abandera la dieta mediterránea - con datos irrefutables de sus bondades - y convence. Ahora solicita a la Unesco - con colegas de Grecia, ItaliayMarruecos- que declare la dieta mediterránea patrimonio inmaterial de la humanidad, una fórmula que merece ser protegida y fomentada por sus incontables beneficios. Seré más generoso en las dosis de aceite de oliva virgen extra a la hora de regar desayunos, ensaladas y guisos. Por gusto y placer, y también por salud. Con esta convicción salí del congreso sobre dieta mediterránea en la feria Alimentaria.


dimarts, 13 d’abril de 2010

La Contra: el método ´fingerprint´, que demuestra el calentamiento global

Klaus Hasselmann, creó el método ´fingerprint´, que demuestra el calentamiento global
"Aquí nos helábamos, pero el planeta seguía calentándose"
LLUÍS AMIGUET  - 12/04/2010

Soy joven porque renuevo mis obsesiones. Nací en Alemania, pero huimos de Hitler y crecí en Londres. Fundé el Instituto Max Planck de Meteorología y ahora estudio Economía, sistema complejo similar al clima. Soy premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA

Calentamiento global...?

... 

Pues ha sido el invierno más crudo en décadas, con nevadas... ¡en Barcelona!

Cierto, y en toda Europa, pero insisto en lo de "global", es decir, planetario. Mientras en Europa nos helábamos de frío, el planeta en su conjunto seguía calentándose... Nuestras mediciones han demostrado exactamente ese proceso.

¿Cómo sabe usted qué temperatura hará en un siglo si el pronóstico ni siquiera acierta la que va a hacer el fin de semana?

 
Porque es más fácil saberlo. Es una cuestión de escala de tiempo y espacio y un problema estadístico. Del mismo modo, podemos predecir con acierto cómo evolucionará en las próximas horas la temperatura de toda el agua de un cubo, pero no sabemos pronosticar con exactitud cómo se comportará una molécula de agua en un punto determinado del cubo en un instante preciso.

¿Cuanto más concreto sea en tiempo y espacio, más difícil afinar el pronóstico?

El clima no es un sistema caótico, pero sí complejo. En Reading, Inglaterra, donde hacen los pronósticos meteorológicos para toda Europa, saben que cuando hay un anticiclón estacionado en Escandinavia, da estabilidad al clima en toda Europa y por lo tanto las predicciones son más fiables.

Aquí es el anticiclón de las Azores.

Entonces suelen acertar incluso diez días antes. Pero cuando hay bajas presiones en Escandinavia o, peor, cuando se suceden los subes y bajas, el pronóstico del tiempo se vuelve ineficaz incluso para 24 horas.

¿Por qué?

Porque en esos casos de inestabilidad, una pequeña desviación en el cálculo de predicción proyecta un gran error en el conjunto.

¿Cómo saben entonces que todo el planeta se calentará más?

Lo cierto es que dentro de la predicción de las temperaturas en el próximo siglo hay algunos procesos que, sinceramente, no entendemos en toda su complejidad, pero eso no impide que podamos afirmar que ese calentamiento existe.

¿Y que lo causa la actividad humana?

Y, sí, que lo causa la actividad humana, porque ese calentamiento podría ser debido a las oscilaciones cíclicas del clima, pero hoy sabemos con un margen de error del uno por ciento que es causado por el hombre.

Se le atribuye la paternidad del método fingerprint (huella) que lo acredita.

Fue un ejercicio más bien académico, porque ya sabíamos por la medición del agujero en la capa de ozono y por otras variables bien demostradas que ese calentamiento global existe y que es debido al hombre.

Parece que hubo medición exagerada.

 
Los que exageran son los medios. Conozco al grupo científico al que se atribuye esa exageración y es impecable. Lo publicado como "exageración" deliberada en realidad fue el contraste habitual en ciencia de mediciones, pero al cotejarlas se hizo trascender a los medios interesadamente ese proceso como falsificación de datos.

¿Por qué?

Los medios compraron la historia porque necesitan crear emociones y venderlas, sea con el fútbol o con el clima. El problema es que el clima es una realidad científica y por tanto no crea novedades cada día, aunque los informativos las necesiten, por eso los medios tienden a amplificar o disminuir la realidad científica para hacerla emocionante. La ciencia no es una mercancía y no crea emociones a diario, pero las noticias hoy lo son y para venderse necesitan crearlas.

¿Cuánto se calentará la Tierra?

Sabemos la tendencia, pero no los grados con seguridad. Puede que hasta cinco.

No saben en concreto, pero sí exigen medidas concretas para atajarlo que sí costarán empleos muy concretos.

Eso es el típico problema de asegurar su casa contra incendios o no. Yo la tengo asegurada. Del mismo modo, también asumo el coste de asegurar el planeta contra las catástrofes que causaría no frenar el calentamiento causado por la actividad humana.

¿El riesgo probable no es menor que el coste cierto de lastrar nuestra economía?

 
Si actuamos ya, el coste será mínimo y además servirá para modernizar nuestro paradigma energético y hacer nuestras economías más eficientes. Y en este punto debo felicitar a España y Alemania, que lo están haciendo bien y a tiempo.

¿Y si no hacemos nada?

Hay que actuar ya, porque así no será necesario hacerlo radicalmente sino de forma equilibrada y progresiva y, de ese modo, podremos minimizar los costes de la transición a las energías renovables.

¿Y si ignoramos el problema?

Llegará el punto de no retorno y entonces los costes serían inasumibles. Debemos actuar ya si realmente nos importa qué planeta heredarán sus hijos... Pero también me temo que hay lobbies petroleros a los que parece les importa mucho menos el futuro de nuestros hijos que su poder actual.

Esa transición modifica poderes.

Es el primer reto global junto a la reducción de armas nucleares. Y no se puede superar con el esquema tradicional de estados nación compitiendo sino con todo el planeta cooperando. Por eso fracasó Copenhague: porque frenar el calentamiento requiere que países ricos transfieran tecnología a los pobres para que todos hagan la transición de energía fósil a renovable.

 
lunes, 12 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"Aquí nos helábamos, pero el planeta seguía calentándose"
Clima económico

Hasselmann desconfía tanto de quienes hacen un modo de vida del activismo medioambiental histérico como de los negacionistas climáticos a sueldo de las petroleras. "La transición a las renovables - matiza-debe iniciarse de forma inmediata, pero no de forma radical, sino paulatina. Aún estamos a tiempo de hacerla con el mínimo coste y la máxima eficiencia". Después se adentra en los terrenos de... ¡la economía! "También es un sistema complejo como el clima y responde a leyes similares. Si los economistas no se hubieran obsesionado con el precario paradigma del equilibrio y la optimización, que copiaron de los físicos, no habríamos sufrido otra recesión. Deben copiarnos, pero mejor".

dissabte, 10 d’abril de 2010

la contra: Sensibilidad Química Múltiple 18/03/2010

David Palma, testigo de lo que significa vivir con sensibilidad química múltiple (SQM)
"La gente va enfermando, se queda en casa y se hace invisible"
IMA SANCHIS  - 18/03/2010

Tengo 35 años. Nací en La Seu de Urgell y vivo en Barcelona. Estoy casado con Eva. Soy carnicero. La política me parece pura economía. Ni derechas ni izquierdas se preocupan de las necesidades del ciudadano. Me parece infantil pensar que un Dios se preocupa por nosotros

Cómo es Eva?

Maravillosa. Es economista, trabajaba en una sociedad de valores y en los ratos libres ambos nos dedicábamos a la música. Nos conocimos en un concierto, a los dos meses ya vivíamos juntos, poco después nos casamos.

Eso es un flechazo.

Antes de que se manifestara su enfermedad solíamos decir que nuestra vida iba tan bien que era difícil que no se torciera.

¿Qué pasó?

Comenzó a ahogarse en el trabajo y ese episodio se fue repitiendo, los olores se le hicieron insoportables. Fuimos a muchos médicos y tras tratamientos con cortisona la cosa siguió complicándose hasta que apareció un problema de tiroides. Siguió decayendo y acabó con una fatiga extrema.

¿Obtuvo la incapacidad?

Sí, pese a que la sensibilidad química múltiple (SQM) no está reconocida. La mayoría de los médicos afirma que son problemas psicológicos. Eva estaba medio muerta.

¿Cuáles son los síntomas?

Problemas respiratorios, de tiroides, hormonales, digestivos, cardiovasculares, dermatológicos, neuropsicológicos, intolerancia a los campos electromagnéticos, intolerancias alimentarías, fatiga crónica, trastornos del sueño. Síntomas crónicos que se agudizan en las crisis. A través de internet encontró que su mal tenía un nombre. Dos años después un médico se lo corroboró.

¿Cómo se adaptaron a la enfermedad?

 
Cambiando de vida radicalmente. Dejamos de utilizar suavizantes, jabones, colonia, champú, pasta de dientes..., ningún producto que contenga cualquier químico. Lavamos la casa con bicarbonato. La ropa debe estar fabricada con tintes naturales. También tuvimos que cambiar los muebles, porque la mayoría despiden vapores tóxicos.

Entonces, Eva no puede pisar la calle.

 
Vive encerrada en casa para poder sobrevivir. El mundo exterior es tóxico para todos, pero para los enfermos de SQM lo es hasta el límite. Las sustancias químicas les provocan crisis y a los demás nos provocan que acabemos desarrollando enfermedades ambientales. ¿A nadie le extraña que tanta gente muera de cáncer?

Pero el caso de Eva es extremo.

Sí, no todos los enfermos sufren el mismo nivel de incapacitación y aislamiento.

¿Cuánta gente padece el SQM?

Entre un 0,75% y un 12% en los países desarrollados en los que se han hecho estudios. Muchos la padecen sin saberlo, a los que ciertos olores como el diésel, la lejía o las colonias les producen dolor de cabeza o mareo. El SQM se conoce desde los cincuenta, y pese a que existen más de cien artículos científicos que sustentan su base fisiológica y de que el número de afectados aumenta exponencialmente, la OMS no la reconoce.

Tiene mala solución.

Los intereses económicos son inmensos: todo lo que compra, lo que come, lo que bebe, la ropa que se pone, la cuna de su hijo, todo es tóxico. La gente va cayendo y se queda en su casa, se vuelven invisibles.

¿Qué ha sido de su vida?

He tenido que dejar el trabajo, por lo menos durante un tiempo. Hace tres meses tuvo una crisis a causa de un maíz y se debilitó hasta el punto de que había que darle de comer porque no se aguantaba sentada. Desde entonces vive postrada en la cama.

Se habrá vuelto una gran lectora.

No puede leer por la tinta. Algunos enfermos, según el grado, pueden ventilar el libro durante un mes y luego leerlo con mascarilla, pero Eva ni lo intenta. Cuando está bien se dedica a su blog y a contactar con asociaciones de SQM de todo el mundo.

¿Cómo le afecta a usted?

En cuanto llego a casa me ducho y dejo la ropa en una habitación aislada. Es curioso, pero cuando dejas de utilizar detergentes, suavizante, desodorante, colonia, cremas…, te das cuenta de que el mundo apesta, hemos perdido la capacidad olfativa.

La naturaleza está llena de olores.

Sí, pero no nos enferman. Es cuestión de tiempo que se reconozcan las enfermedades provocadas por los químicos que ingerimos y olemos: síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, alergias, asma, hiperactividad, alzheimer, parkinson y distintos cánceres.

Eva, ¿solo le ve a usted?

Y a quien se preste a cambiar radicalmente de vida, es decir su madre; pero no mucho, porque ella tiene más contacto con el mundo exterior y por mucho que se duche y se cambie cuando llega a casa sigue impregnada de ambientadores.

¿Los médicos no pueden visitarla?

No. Sia un enfermo de SQM le da un ataque de apendicitis no puede subirse auna ambulancia, ni puede ir a un hospital porque utilizan sustancias que pueden ser letales.

¿Está usted todo el día en casa?

Procuro no alejarme más de 20 minutos. Cuando preparo mi comida tengo que sellar la cocina por dentro y aprovecho para leer. Pero no necesito oxigenarme, lo que me oxigena es que Eva esté bien.

Se va a volver loco.

Nuestra felicidad nunca ha estado condicionada por el entorno, nos basta estar juntos para estar bien. Sólo aspiro a que sea autónoma dentro de nuestra casa.

No pueden tener relaciones...

No. El nivel de bienestar mental que tengo con ella no me lo va a dar nadie ni lo tengo estando solo... Es que yo la quiero.

 
 
COMENTAN EN LA BLOGOSFERA DE ESTE ARTÍCULO

Aún no hay blogs enlazados a este artículoimagen


jueves, 18 de marzo de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
Historia de amor

Eva tenía 29 años y David 26 cuando se casaron. Pocos después Eva enfermó: SQM grave y como consecuencia síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y tiroiditis de Hashimoto. Vive totalmente aislada, su única comunicación con el mundo es su blog, donde informa sobre esta enfermedad sólo reconocida en Japón, Austria y Alemania y da alternativas ("Todo es tóxico; la tinta del bolígrafo, el papel de váter, la sustancia ignífuga que hay en muebles, ropa, coches... va emitiendo vapores que entran en el riego sanguíneo a través de la respiración y de la piel"). Acaba de publicar Desaparecida (El Viejo Topo). Esta entrevista trata sobre el SQM , pero sobre todo narra una historia de amor.

la contra "¡Intentaré que la muerte me encuentre bien vivo!"

Julio Gómez, médico que asiste a enfermos terminales
"¡Intentaré que la muerte me encuentre bien vivo!"
VÍCTOR-M. AMELA  - 10/04/2010

Tengo 40 años. Nací y vivo en Bilbao. Soy médico especialista en cuidados paliativos: asisto a enfermos terminales. Estoy casado y tengo un hijo, Ander (11), y tuve una hija, Estíbaliz (murió hace seis años). ¿Política? Compromiso social, voluntariado. Soy cristiano

Si yo fuese un enfermo terminal, ¿qué haría usted?

 Ayudarte a vivir bien hasta el último minuto.

 ¿Cómo puedo vivir bien sabiendo que voy a morir?

 
Si aceptas lo inevitable y yo te palío lo evitable, vivirás bien hasta el final, con dignidad.

¿Qué es lo evitable?

 
El dolor total.

¿Qué es el dolor total?

 
Una suma de dolor físico, dolor psíquico, dolor social y dolor espiritual. Paliémoslos: en eso consisten los cuidados paliativos.

¿Desde cuándo la medicina los ofrece?

 
En España, sólo desde los años 80. Antes, el médico veía a la muerte como enemiga: si no podía curar, el médico se sentía fracasado. "No hay nada que hacer", sentenciaba, y abandonaba al enfermo a su suerte.

Lo desahuciaba.

 
El médico está entendiendo que, más allá de curar, puede cuidar al enfermo desde el diagnóstico hasta la muerte. Lo dice el filósofo Francesc Torralba: "Hay enfermos incurables, pero ninguno incuidable".

¿Cómo me paliarán el dolor físico?

 
Hay analgésicos idóneos, hay morfina.

Si la morfina merma mis facultades, ¿me compensaría usarla de todos modos?

Te preguntaría siempre antes. Hoy podemos dosificar la morfina de modo que palíe tu dolor físico con el mínimo embotamiento cognitivo. El otro día reduje la dosis a un enfermo porque vi que había alcanzado una serenidad natural que lo permitía.

¿El estado psíquico determina el físico?

 
Sí. El dolor psíquico - angustia, ansiedad, tristeza, ira, miedo...-alimenta el sufrimiento, sensibiliza, incrementa el dolor total.

¿Y cómo se palía ese dolor psíquico?

Acompañando al enfermo, permitiendo que se permita expresar rabia, tristeza... ¡Sólo así podrá llegar a aceptar su situación! Ese enfermo quiso hablar con familiares, expuso deseos, se reconcilió consigo mismo...

Me hablaba de dolor social: ¿qué es?

El derivado de perder tus roles sociales anteriores, a causa de tu enfermedad.

¿Cómo puede paliarse ese dolor?

Un enfermo entendió lo mucho que podía enseñar a sus hijos (o nietos) con su actitud ante la enfermedad y la muerte: ganó para sí un rol social, ¡y un rol muy importante!

¿Sí?

Solemos encubrir la muerte. Error. Si de niños vemos al abuelo muerto, ¡sufriremos menos mañana ante la muerte! Los niños aceptan la muerte como natural: ¿por qué inocularles temores, perjudicándoles?

Me citaba el dolor espiritual: ¿qué es?

 
Es el del sentido: "¿por qué?", "¿por qué yo?", "¿para qué nacer, para qué vivir?", "¿para qué todo?", "¿qué pinto yo aquí?", "¿dónde está Dios?". El enfermo terminal se hace estas preguntas, busca un sentido...

¿Y cómo le ayuda usted ahí?

Acompañándole en las preguntas: al menos, siempre nos quedarán las preguntas.

No sé si es mucho consuelo...

Nada alivia más a un paciente avanzado que comprobar que su médico no se escaquea.

¿Es más fácil el final para el creyente?

 
Morimos como hemos vivido: uno enfrenta de cara las cosas, otro escurre el bulto...

Diga algo al terminal que nos lea.

No es que mientras hay vida, hay esperanza, sino que mientras hay esperanza, hay vida. Hay mucho que hacer, desde aplacar tu dolor hasta estar consciente, o ver una película con alguien, compartir una comida, conversar... ¡Te queda seguir vivo hasta el final!

Cíteme un caso.

A un hombre le preparé para disfrutar de la cena de Fin de Año con sus seres queridos. Luego murió con todos alrededor de su cama, dándole la mano: ¡ver esa foto es emocionante! ¿Puede haber mejor muerte?

¿Mejor en casa que en el hospital?

Donde prefiera: disponemos de medios y recursos para que sea en casa, si se desea.

¿Ha acompañado a alguien querido?

Mi hija murió con tres años y ocho meses. Nacida con grave discapacidad, estaba hipercapacitada para generar cambios alrededor: despertó la ternura en mí, eso me hizo mejor médico. Yo la cuidé, ella me doctoró.

¿Hay dolor mayor que ese?

Quizá no. Tratar a un enfermo terminal es siempre tratar a la vez a sus familiares, a sus cuidadores, para evitar que le transmitan sus angustias. Y otra asignatura pendiente de la medicina actual es el duelo: la mitad de los duelos deriva en alguna patología.

¿Hubiese usted ayudado a morir al tetrapléjico Sampedro?

Yo ayudo a vivir al que va a morir, no a morir al que puede vivir. Sampedro no quiso, quiso suicidarse: no era un caso para mí.

¿Acaso no es la medicina paliativa una eutanasia ("buena muerte")?

Los enfermos dicen: "¡Yo no quiero vivir así!". Bien, cambiemos el "así", ¡y entonces el 99% quiere seguir viviendo! Con más recursos en medicina paliativa, el debate sobre la eutanasia devendría residual.

Una dosis muy alta de morfina ¿mata?

 
Le sedará, disminuirá sus constantes: moriría usted igual, pero así será más plácido.

¿Aprende usted algo de sus pacientes?

Sí: el valor de expresar las emociones, el valor de reconciliarse, el valor de cinco minutos... ¡Ellos son mis maestros! Lo que aprendo de ellos me capacitará un día para aprobar mi propio examen final.

¿Cómo enfrentará usted su final?

¡Intentaré que la muerte me encuentre bien vivo!

 
sábado, 10 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"¡Intentaré que la muerte me encuentre bien vivo!"
Paliar, cuidar

Su hija estaba muerta. Dejó que su hermanito Ander, de seis años, la viera. El niño lloró y, mirándole a él, le dijo: "Tú no lloras porque eres médico, ¿verdad?". Y Julio Gómez rompió a llorar: aprendió que tenía derecho. Hoy es referente en medicina paliativa: bajo la dirección del veterano Xavier Gómez-Batiste, Julio lidera uno - hospital San Juan de Dios de Santurce-de los treinta equipos del programa de la Obra Social La Caixa - 11 millones de euros-para la atención integral de personas con enfermedades avanzadas. De 384.000 personas que fallecen al año en España, 150.000 necesitan esos cuidados, y sólo 40.000 los recibían: disminuyen así sus niveles de ansiedad, depresión e insomnio.

divendres, 9 d’abril de 2010

La Contra, 08/04/2010. La meditación transforma el cerebro a largo plazo


Are Holen, experto en estrés postraumático y creador de un método de meditación
"La meditación transforma el cerebro a largo plazo"
IMA SANCHÍS  - 08/04/2010

54 años. Soy noruego. Casado y con dos hijos. Licenciado en Psicología, doctor en Medicina y especialista en Psiquiatría. Profesor de Neurociencia en la Universidad de Trondheim. La educación es la herramienta para la prosperidad de un país. Creo en un Dios no punitivo

En 1980, una plataforma petrolífera entre Inglaterra y Noruega se hundió. De 212 personas sobrevivieron 89, a las que veo cada año.

Pues lleva treinta años tratándolas. ¿Alguna conclusión?

Me he pasado años investigando el estrés postraumático tras situaciones de desastre y he comprendido que hay que atender a las personas en el momento inmediato a la catástrofe, porque con el estudio inicial puedes saber cuál será su evolución y qué tratamiento debe seguir cada cual.

¿Cómo afecta enfrentarse a la muerte?

Por lo general, las personas aprecian más la vida, los amigos y las actividades de ocio, y se preocupan más por su familia.

¿Incrementa su fe en Dios?

Eso es algo que me llamó mucho la atención: en general, la gente deja de creer tras un desastre.

También investiga usted los efectos de la meditación en el cerebro.

Empecé a hacer yoga y meditación a los 16 años, un año después de que mi padre, también médico, enfermara. La meditación me conectó con mi interior, con la comprensión de las emociones. Resultaba fascinante desde el punto de vista existencial.

¿Y decidió compartir la experiencia?

Siendo todavía estudiante, creé la escuela internacional ACEM, dos años antes del 68, así que había muchísima gente que quería aprender y crecimos muy deprisa. Mi método no se basa en ninguna fe religiosa ni filosófica; se explica en términos científicos y siempre en el contexto de la psicología moderna.

Cuénteme.

Hemos realizado una serie de investigaciones, todas publicadas en revistas científicas, que intentan averiguar qué hace que la técnica de la meditación funcione.

¿Y?

En un principio, en los años 60 se investigaron y reconocieron los cambios fisiológicos que provoca la meditación: descenso de los latidos cardiacos, de la frecuencia respiratoria, de la tensión muscular y arterial y disminución del consumo de oxígeno.

Pero lo suyo es el cerebro.

Sí, el año pasado publicamos una serie de artículos en los que se demuestra que las ondas cerebrales durante la meditación ACEM muestran relajación pero también procesamiento psicológico.

¿Qué significa eso?

Cuando meditas, partes concretas del cerebro emiten ondas theta, que alivian el estrés y a largo plazo producen una sustancial reducción de la ansiedad; aumentan la habilidad mental, impulsan la imaginación y la creatividad; reducen el dolor, producen un estado de euforia y estimulan la secreción de endorfinas.

Son estupendas.

Nos ponen en contacto con recuerdos que habíamos rechazado y que estaban en el fondo de nosotros mismos, emociones fuertes, traumas olvidados, de manera que nos permiten limpiar o unificar esa memoria.

¿La meditación modifica el cerebro a largo plazo?

Sí, lo transforma. Cómo te ves, cómo ves a los demás, cómo te relacionas, todo eso cambia con la meditación. Investigaciones recientes demuestran que las personas que meditan tienen más gruesa la capa de la corteza cerebral. Otro estudio demuestra que los meditadores viven más años.

Meditar eleva las defensas.

Cuando baja el estrés, baja el cortisol y se eleva el sistema inmune, sí, y afecta también a una serie de sustancias que controlan las células tumorales. Afecta al sistema inmune, anticancerígeno y al corazón.

... Y todo eso sin incienso y sin estatuillas de Buda.

El método ACEM se enfoca en un sonido que repites internamente y que no tiene ningún significado, y no concentras la atención en ningún punto, sino que dejas pasar los pensamientos. Se trata de no intentar conseguir relajarse: el cerebro lo hace sin pretenderlo, como un reflejo, no como una meta.

Si no te concentras y dejas pasar las ideas, ¿cómo resuelves?

La relajación permite que temas personales no resueltos afloren a la conciencia; entonces puedes resolverlos, pero no de una forma intelectual, sino a través de la actitud, que te hace ver las cosas de manera diferente. La meditación permite que cierta cantidad de creatividad se manifieste.

¿Qué más cambios produce?

Es posible que se manifiesten partes de ti que nunca antes has utilizado, que has descartado por las elecciones de la vida.

Se parece al psicoanálisis.

Sí, existen muchas similitudes entre el psicoanálisis y la meditación; la diferencia es que en el psicoanálisis hablas.

Dicen que la palabra cura, pero en el caso de la meditación...

La meditación actúa en niveles más profundos, en lo preconceptual. En el psicoanálisis puedes hablar durante horas y no cambiar nada, pero cuando consigue adentrarse en capas profundas conecta con la meditación y llega al mismo punto.

¿Me está diciendo que la meditación es el psicoanálisis de los pobres?

Está mas disponible para todo el mundo, incluso para quien está muy ocupado.

¿Con qué frecuencia se debe practicar?

Con treinta minutos dos veces al día consigues cambios de la personalidad.

jueves, 08 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"La meditación transforma el cerebro a largo plazo"
Sin budas ni incienso

Es un hombre de extremos, investiga los efectos de la meditación, relajación profunda, y el estrés postraumático. Fue requerido por el gobierno de EE. UU. tras el ataque a las Torres Gemelas y en Tailandia tras el tsunami para colaborar con el tratamiento psicológico inicial de los afectados; y ha trabajado como investigador en la Universidad de California. En 1966 creó la escuela ACEM, una organización voluntaria sin ánimo de lucro, un método no religioso de meditación y de mejora personal desarrollado por médicos y psicólogos que tiene actividades en diversos países, incluido España. Los estudios científicos realizados pueden consultarse en www.acem-med.cat/General.html


dijous, 8 d’abril de 2010

La contra: un gran vendedor de motos "si no te equivocas es que estás haciendo algo mal & emprender es saber poner tu empresa por delante de tu propio ego"

Jeff Hoffman, emprendedor en serie; colabora con el centro Icrea de Esade
"Si no te equivocas, es que estás haciendo algo mal"
LLUÍS AMIGUET  - 07/04/2010

Cuando entré en Yale, pensé que todos aquellos tipos listos allí reunidos merecían una oportunidad.

¿Y decidió dársela?

Yo sólo ofrecía soluciones informáticas aún inexistentes a empresas y buscaba talentos en Yale para diseñarlas.

¿Y colaba? ¿De dónde sacaba tanta confianza en sí mismo?

Al final colaba, porque - virtud o defecto-carezco de miedo al fracaso; ese estúpido terror paralizante a meter la pata que nos disuade de hacer lo que de verdad queremos.

También nos ahorra algún ridículo.

El ridículo es no intentarlo. De hecho, si no te equivocas es que estás haciendo algo mal... Y si no te equivocas nunca, es que lo estás haciendo mal siempre.

¿. ..?

Si no te equivocas, es porque no arriesgas, no pones al límite tus capacidades, no mejoras. Te has conformado con repetir rutinariamente aquello que no es siquiera lo que sabes hacer mejor, sino sólo lo que sabes que puedes repetir sin equivocarte.

Equivocarse tampoco es una garantía.

De vez en cuando hay que acertar, claro, pero para poder encestar un triple glorioso hay que haber fallado muchas canastas.

¿Y convencía a sus compañeros o hacía el ridículo a la hora de cumplir contrato?

Los programadores son tipos muy listos - si no me cree a mí, pregúnteles a ellos-y entonces, además, estaban buscadísimos, pero yo era mejor negociando sueldos, así que, entre todos, llegamos a buenos acuerdos.

¿Qué estudiaba usted en Yale?

Ingeniería informática: era investigador en el programa de inteligencia artificial. Al acabar, el jefe del programa nos dijo: "Bien, chicos, hemos demostrado que no tenemos ni idea de cómo funciona el cerebro".

Algo es algo.

Bueno, también certificamos que el cerebro es buenísimo sabiendo lo que no sabe.

¿. ..?

Busque cualquier dato en un ordenador: tendrá que revisar lenta y laboriosamente cada archivo hasta que la máquina certifique que no lo tiene, pero si yo le pregunto quién es el alcalde de mi pueblo y su cerebro no lo sabe, me dirá ipso facto: "No lo sé".

¿Y se hizo usted rico en Yale?

No, pero hice el ruido suficiente para ganarme una sanción grave por hacer negocios sin licencia en el campus. Mi profesor, de hecho, exigió que me expulsaran.

Yo creía que hacer negocios era bueno.

¡Yo también! Me fui directo al presidente y le dije que si estábamos allí para aprender a generar valor para los demás hasta ser capaces algún día de ofrecerles un buen empleo..., ¡yo estaba dándolo ya!

¿Convenció al presidente?

¡Me dio una mesa, una silla y una lámpara!

Bien.

Después cogió el teléfono y llamó a Paul Allen, socio de Bill Gates, y ex alumno de Yale, que me invitó a ser su socio.

¡Guau!

Pues no funcionó. Gates sólo pensaba en dinero, y yo creo que es mejor qué puedes hacer con él por la gente. Así que me fui a la NASA para ser programador de verdad y ganarme el respeto de la profesión. Y después monté mi primera gran empresa, CTI.

¿También con estudiantes?

Sí, pero tan hambrientos y aventureros como yo. Buscamos presas; estudiamos el negocio de las agencias de viaje y vimos que nos lo podíamos merendar, porque lo único que ofrecían de verdad al cliente era el acceso al ordenador con el que comprar billetes.

¿Y...?

Simplemente, había que diseñar el software para que cualquiera pudiera comprarlos desde el ordenador en su casa. Los agentes de viajes nos apodaron los enterradores.

No me extraña.

Cometimos muchos errores, pero también acertamos, hasta que un día llegaron los tipos de American Express con trajes que valían más que mi coche y nos compraron.

¿Por qué?

No sé si fue una compra ofensiva - para crecer con nuestro negocio-o defensiva - para cerrarlo y quitarnos de en medio-...,pero pagaron... ¡Y una fortuna!

¿Cuál fue la siguiente aventura?

Me chifla el cine, así que hice una película.

¿Usted sabe algo de cine?

Ni idea, por eso me limité a financiarla y producirla, que de eso sí sé. Y a buscar talentos que la rodaran. De eso también sé. Al final, los chicos me sacaron en una escena en la que me asesinan. Era Cabin fever.

Me suena.

Fue un supertaquillazo, y salgo dos minutos.

¿Qué hace ahora?

Presido Enable Holdings. Si mira el Nasdaq, verá que no nos va mal.

Les va muy bien.

Hemos vendido por internet dos mil millones de dólares de stocks de productos a bajo precio que sus fabricantes no habían logrado colocar en las tiendas.

Parecido a los billetes último minuto.

En que todos ganan. La compañía llena sus asientos aunque sea por poco dinero; el tipo que viaja por 30 dólares a Londres, feliz, aunque deba levantarse a las cinco de la mañana y hacer tres transbordos, y nosotros, encantados de quedarnos un margen.

La clave es que las comunicaciones son gratis. O casi.

¡Exacto! Y aún quedan negocios por hacer para aprovecharlo.

 
miércoles, 07 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"Si no te equivocas, es que estás haciendo algo mal"
Enemigo ego

"El ego es el primer enemigo del emprendedor", dice Jeff. Y no es que a él le falte, pero sabe desactivarlo con humor (no deja de reírse de sí mismo): "El miedo de tu ego al ridículo te paraliza; te impide desafiar tus límites. Si logras vencerlo, ganas, pero entonces te convencerá de que eres un tío listo y te planteará dos nuevos problemas: primero, aceptar que no eres ni la mitad de listo de lo que te crees y que necesitas un equipo; y, segundo, que ese equipo - es clave-debe ser más listo que tú. Pero tu ego, en el fondo, es tan vanidoso como inseguro y tendrá miedo a fichar a los mejores, no sea que te hagan sombra. Por eso, emprender es saber poner tu empresa por delante de tu propio ego". 


dimecres, 7 d’abril de 2010

la contra: el líder es el más servicial

Edgar Guerrero, susurrador de caballos y pionero del ´horse coaching´ en España
"El caballo te enseña a ser un buen líder"
VÍCTOR-M. AMELA  - 06/04/2010

Tengo 62 años. Nací en Cali (Colombia) y vivo en Cabrera de Mar. Imparto cursos de liderazgo con ayuda de caballos. Estoy casado y tengo tres hijos, Aleix (33), Toni (31) y Laia (29). Nuestros políticos no son líderes ni de ellos mismos. Soy católico. Un caballo es un espejo

¿Susurra usted a los caballos?

Eso decían en el siglo XVIII de un tal Sullivan: serenaba caballos hablándoles al oído...

¿Verdad o mentira?

Los caballos tienen un oído hipersensible: es verdad que los tonos de voz bajos y alargados les serenan.

¿Les habla usted así?

Sí, pero se trata de un modo integral de tratar con caballos. Practico la doma natural.

¿En qué consiste?

Establezco una relación con el caballo que hace innecesaria la fuerza: el caballo me sigue dócilmente.

¿Cómo es posible?

Es muy natural: el caballo quiere un líder. Y si te siente como líder, te sigue.

¿Cómo puedo ser líder para un caballo?

No lo será siendo el más fuerte, sino el más servicial: en una manada de caballos, es líder el que se sacrifica vigilando para que los demás puedan agacharse tranquilos a comer hierba sin preocuparse…

Mis políticos no vigilan y me culpan.

Aún no entienden que liderazgo es servicio.

El incendio de Horta, la nevada…

No entienden que deben responder de la seguridad y eficacia del grupo. Al buscarse excusas, ¡dejan de ser líderes! Ya no lo son.

¿Qué nos atrae tanto de los caballos?

Vemos en ellos fuerza, valor, nobleza, elegancia, poder, confianza, armonía, libertad: ¡todo lo que querríamos para nosotros!

¿Se me pegará algo si me acerco a uno?

Primero aprende a acercarte a un caballo.



Nunca de frente, nunca rápido, nunca directamente, nunca bruscamente, nunca mirándole a los ojos.

¿Por qué?

Presa de carnívoros, el caballo tiene el impulso genético de huir: el miedo ha preservado sus genes. Así que acércate con suavidad, ladeado, en lento zigzagueo, cabeza gacha, con humildad... ¡Primera lección!

¿Cuál?

¡La humildad! Si vas con humildad, el caballo enseguida te tomará confianza.

¿Y luego?

Si le transmites calma y resolución, seguridad, él te seguirá: serás su líder. Es un animal jerárquico, busca sentirse tranquilo, ¡necesita alguien de quien fiarse! Y aquí llega la segunda lección para la vida en grupo.

¿Cuál?

Por mucho cargo que ostentes, si no infundes confianza, carecerás de autoridad: no habrá equipo. Serás líder natural sólo si los miembros del grupo confían en ti.

¿Quién viene a aprender liderazgo?

Ejecutivos: el contacto con los caballos les enseña muchísimo sobre sí mismos, y así aprenden a corregir y mejorar aspectos...

Cuénteme algún caso.

Coloqué a un director general en el centro de la arena, encerrado junto a un caballo. ¡El caballo entró en pánico, empezó a correr como un loco, buscando una salida!

¿Por qué?

La hipersensibilidad del caballo detecta tu ánimo interior, tu energía, tu modo de estar: ¡es tu espejo! El caballo captó la energía agresiva de aquella persona y así reaccionó.

¿Y qué sucedió con el directivo?

"Baja la cabeza", le indiqué. La bajó. El caballo seguía asustado. "Hazte pequeño. Agáchate. Encógete...", fui sugiriéndole. El hombre acabó enroscado sobre sí mismo, en el centro, y sólo así el caballo fue calmándose.

¿Qué aprendió el tipo?

"¡Me paso la mitad del tiempo pidiendo disculpas por mis malas formas!", me reconoció luego aquel arrollador directivo. "Esta misma mañana he hecho llorar a mi hijo", confesó triste. Era un tipo muy válido... que provocaba estropicios emocionales: ¡un caballo le enseñó a ejercitar la empatía! Hoy practica un yoga relajante, le va muy bien.

Cuénteme otro caso.

Llegó una directiva muy refractaria: "Ni me gustan los animales ni yo les gusto a ellos". Acabó abrazada al cuello del caballo...

¿Qué beneficio profesional obtendré?

Cuando conectas con el caballo, ¡sientes que tienes poder natural! Es tan gratificante que sales de aquí muy seguro de ti mismo, con confianza y autoestima.

¿A quién cree que le sería más útil un cursillo así?

A una mujer maltratada, un desempleado... Están viviendo el terror primigenio del ser humano: haber perdido tu lugar, haber sido expulsado del clan. Gracias a los caballos, por una vía emocional, descubres que atesoras recursos, y recuperas posición, poder.

¿Acabamos con un último caso?

Me vino un grupito de empresa (incluida una joven becaria extranjera en prácticas, a la que nadie hacía caso), y en los retos con caballos que planteo al grupo - conducir al animal desde un punto A hasta un punto B, por ejemplo-,aquella chica casi invisible, con tacto, capacidad de análisis y resolución, ¡acabó liderando al equipo! A la vuelta del cursillo, por cierto, la contrataron.

Cuénteme otro ejercicio con caballos.

El caballo te sigue en cuanto siente que tú sabes adónde vas. Así, si saltas un listón, él saltará detrás. Un día el listón estaba caído, pero una chica lo saltó como si estuviese en su sitio. ¡Y el caballo, tras ella, saltó como si el listón estuviese alto! Ella, pues, transmitía seguridad, confianza: era líder.

¿Qué tres cualidades debería reunir para ser un buen líder?

Visión clara de adónde vas. Capacidad de empatía. Capacidad de comunicar.

 
 
martes, 06 de abril de 2010
Null
Más Noticias de
La Contra
 
"El caballo te enseña a ser un buen líder"
Gozo y poder

Entro con Guerrero al centro de un cercado circular de alta empalizada. Sin salida. Un caballo trota a nuestro alrededor. Guerrero me enseña un movimiento de brazos con el que, sin moverme del centro, hago correr a voluntad al caballo. Ver al bello bruto correr, frenar, voltearse y arrancar de nuevo, como si un hilo invisible le uniese a mis manos, me inunda de un gozo primitivo y poderoso. Y más aún al final, cuándo el caballo me sigue dócilmente, rozándome la cabeza con su belfo. Intuyo qué procesos internos propician los cursos de Guerrero con caballos (Caballosyliderazgo. com), aquí con la yeguada Las Lunas (Sant Esteve de Palautordera), y con otras por media España.

dilluns, 5 d’abril de 2010

La Contra: Niños Indigo, Homo Noeticus


Lleva 25 años dedicada al estudio de los niños y desde el 2001 centrada en los llamados "niños del tercer milenio". En su propuesta pedagógica (Pedagooogia3000. info) trabaja un grupo interdisciplinar que crea herramientas pedagógicas para el desarrollo armonioso de bebés, niños, docentes y padres. Es la asesora del primer congreso Niños del Tercer Milenio, que se celebra en Barcelona el 10 y 11 de abril, y en el que participan médicos, psicólogos, psiquiatras, antropólogos, educadores y gente del mundo espiritual, que expondrán sus hallazgos, teorías y herramientas para potenciar a esos niños (y los adultos que los tratan) que nos harán pasar del Homo sapiens al Homo noeticus.


Noemi Paymal, antropóloga, creadora del programa Pedagooogía 3000
"Hay que aplicar los hallazgos psicológicos a la pedagogía"
IMA SANCHÍS  - 05/04/2010

Tengo 54 años. Nací en París y vivo en Bolivia. Me casé dos veces y tengo 4 hijos. Licenciada en Antropología. Los niños de hoy tienen talentos innatos excepcionales, y debemos facilitarles las herramientas para que los desarrollen. Siento que vivo conectada a algo superior

Como antropóloga - y según múltiples estudios-puedo asegurar que los niños nacidos a partir del año 2000 tienen mayor percepción y sensibilidad en los ámbitos fisiológico, afectivo, emocional, ético, conductual, cognitivo, social, psíquico y espiritual.

¿Cuál ha sido su campo de trabajo?

Sobre todo América Latina, pero me he reunido con especialistas de todo el mundo que corroboran nuestros estudios. Creamos un centro en Ecuador en el que reunimos pediatras, psicólogos, psicopedagogos y antropólogos para concretar esos cambios que observábamos en los niños.

¿Y?

Los psicólogos afirman que los niños de hoy son más precoces y maduros, y los pediatras corroboran que los niños de dos años están haciendo cosas que corresponden a los de cuatro. Las estadísticas que hemos realizado cifran ocho casos atípicos sobre diez.

Eso es mucho.

Sabíamos que la sobreestimulación daría como resultado niños precoces, pero el fenómeno va más allá: la velocidad de cambio es muy fuerte y rebasa la capacidad educativa.

Cuénteme.

Son autodidactas, con alto desarrollo psicoemocional y, si se lo permitimos, muy autónomos desde muy pequeños. Su inteligencia emocional está supradesarrollada, lo que les proporciona velocidad de entendimiento. Asimilan las cosas como un todo y de inmediato.

¡Superniños!

Funcionan por asociación, basta un elemento visual, táctil, auditivo, cognitivo... para que se desarrolle la memoria o la comprensión. La inteligencia emocional es más importante que el coeficiente intelectual.

¿Y cómo se educa?

Artes, teatro, danza, música; todos los juegos o cuentos creativos donde el actor o el héroe manejan adecuadamente las emociones, ejercicios que refuercen la autoestima y los pensamientos positivos. Y recomiendo prestar mucha atención al saludo inicial de la clase y a la despedida de la jornada.

¿Cómo aprenden estos niños?

La enseñanza se debe basar en lo visual y en el movimiento más que en lo verbal. Incentivar actividades ligadas a la creatividad, la imaginación, lo artístico. Dejarles que hagan varias tareas a la vez (está en su naturaleza). Proponerles ejercicios que desarrollen la intuición y el pensamiento ráfaga o flash (extremadamente rápidos). Educarlos en la contención, no en los límites. Hay que darles responsabilidad y confianza.

Parece lógico.

Utilizan todas las inteligencias. Las clásicas son la lingüístico-verbal y la lógico-matemática (las que se trabajan más en la escuela), pero hay que contemplar la espacial, la corporal-kinestésica, la intrapersonal, la intuitiva… Ellos utilizan toda esta paleta de inteligencias y lo hacen simultáneamente. Si sólo les transmitimos conocimientos a nivel verbal estamos desperdiciando sus capacidades. ¡Es extraordinario este proceso!

¡… !

Hay antropólogos norteamericanos que están planteando que vamos por el camino de pasar del Homo sapiens al Homo noeticus (el hombre de conciencia).

Convendría.

Hemos observado que los fenómenos paranormales son frecuentes en estos niños: en juegos de clarividencia aciertan alrededor de un 70% sin entrenamiento, saben de antemano quién va a visitarles, contestan antes de que se les formule la pregunta y perciben los sentimientos de los demás.

¿Por qué el cambio en esta generación?

Hay una aceleración tecnológica obvia, aún así no es normal que todos los países estén viviendo una crisis educativa. Una de las teorías apunta a que estamos atravesando los umbrales de una nueva civilización.

¿Y qué significa?

Que nacen niños con perfiles psicoemocionales ya modificados y pautas de aprendizaje diferentes. Requieren de nuevos paradigmas, un nuevo lenguaje, una nueva ética y pedagogía. Y la apertura de mente y corazón en las personas que les acompañan.

¿Qué propone?

Un cambio de mirada hacia la pedagogía que atienda a todos los niveles de desarrollo del ser humano, pero para conseguirlo es necesario que padres y educadores no estén estresados, también hay que ocuparse de su bienestar. A partir de ahí, introducir en los colegios herramientas biointeligentes.

¿En que consisten?

Prácticas pedagógico-terapéuticas de desarrollo integral que trabajen a la vez el cuerpo físico, mental, emocional y espiritual: contacto con la naturaleza, artes marciales, relajación y técnicas de aumento de la capacidad de percepción. Incorporar la música sistemáticamente; equilibrar lo práctico y lo cognitivo. Hay que aplicar los descubrimientos de la psicología a la pedagogía.

¿Y los hallazgos neurológicos?

También. Por ejemplo: los niños deben tener en la clase su botella de agua y beber cuando ellos quieran, no cuando diga la maestra, porque el agua ayuda a las conexiones neuronales. El movimiento ancla los pensamientos: por lo tanto no era ninguna tontería aprender las tablas de multiplicar cantando y moviéndose. Y como hay tanto que no conocemos, debemos confiar más en la inteligencia corporal. No se trata de estudiar más materias, sino con más sentido.